El box y el mercado de los nuevos apostadores

Seguramente el día de hoy muchos ya escucharon la leyenda urbana de cómo el primo de un amigo ganó 50 mil pesos apostando casi toda su quincena en la pelea entre Canelo y GGG mientras tenían una plática Godinez en la oficina o te comías tus papitas con frutsi de osito en el recreo.

Más de uno debió haber pensado -¡P#ta Madr&!- ¿Por qué no hice lo mismo que el primo de un amigo? ¡Hubiera apostado lo de la colegiatura de los niños! ¡Con lo que hubiera ganado tendría lo de la siguiente colegiatura y sobraba para pagar la luz y el SKY! ¿Por qué no lo hice? ¡Hubiera apostado! 

-¿Se dieron cuenta cuántas veces utilizaron la palabra hubiera? No hace falta que les diga que el hubiera y la carrera como luchador de Latin Lover son lo mismo.

El mexicano es noble por naturaleza, pero también incrédulo y terco por el mismo síntoma. La incredulidad y la terquedad son la mezcla perfecta por la que existen las apuestas, “adivinar” lo que puede pasar en cualquier evento es un  signo de omnipotencia y con unos pesos de por medio podrás construir o destruir un imperio (ese imperio es  tu quincena)

Las apuestas en las peleas de box y Chabelo tendrán más o menos la misma edad y siempre han existido, sin embargo en México el mercado de las apuestas hasta hace algunos años era visto como un asunto de vagos que usaban trajes como los de Saul Goodman,  olían a colonia de Sanborns y estaban relacionados con la mafia italiana. Hoy en día un apostador puede vestirse como Carlton en “El Príncipe del Rap” y usar el celular y la tarjeta de débito de sus papás.

Las peleas de box y las finales de casi cualquier deporte son la primera puerta al maravilloso mundo de las apuestas y como en La Divina Comedia tenemos algunos “infiernos”. En el primero viven los apostadores que saben controlar su dinero y ganan, más abajo tenemos otro  limbo de apostadores que recuperan su inversión pero nunca ganan un premio importante y en el último tenemos a los que no ganan ni el piedra, papel o tijera.

¡Comienza a apostar!

Para  muchos comentaristas deportivos como David Faitelson, la pelea del sábado entre Saúl “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin no significó nada, para una institución del box como lo es Ignacio Beristaín,  Canelo no reúne el talento del verdadero boxeador mexicano y para el primo de un amigo la victoria de Saúl Alvarez significa algo así como $2150.00 apostando $900.00.

El primer paso para comenzar a apostar es sacar de nuestra mente a ese necio y castroso David Faitelson que llevamos dentro, el segundo es entender que en las apuestas se usa la razón y no el corazón y el tercer y último paso es entender que la colegiatura de los niños o el dinero que va destinado para el gasto familiar o personal es intocable y jamás se ocupa para las apuestas.

Como consejo destina una parte de tu quincena o invierte tus gastos hormiga. Olvídate de tragar 100 pesos de tacos de canasta, dile adiós al cigarro y olvídate de comprar refrescos en las máquinas de tu trabajo, lee nuestros consejos en PickWin y finalmente sé un apostador responsable.

Reporteo para PickWin José Luis Varela. Se aceptan dudas, mentadas de madre y una secretaria ¡Nos vemos mañana!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s